¿Qué es la pubalgia?

Spread the love

La pubalgia es un síndrome doloroso en la región inguinal o púbica. Generalmente afecta los deportistas en particular a los futbolistas y corredores de fondo, pero también a las embarazadas, y personas en general. La sintomatología es variada y múltiple, generandose dolor en distintas zonas de los huesos coxales y en las estructuras blandas que rodean al pubis.

Las causas de la pubalgia son diversas, ya que gran cantidad de tendones y músculos se insertan en el pubis, pudiendo muchos de ellos generar una tendinitis y como consecuencia una pubalgia. Cualquier desgarro en un músculo púbico, como por ejemplo el aductor, o una tendinitis puede generar dolor en la zona púbica, creando una pubalgia.

En el embarazo, se puede desarrollar una pubalgia, por el estiramiento de los músculos del suelo pélvico por el peso propio del abdomen. La pubalgia del embarazo suele desaparecer luego de dar a luz, pero generalmente trae grandes dolores e incomodidades en el transcurso del embarazo.

Existen básicamente dos tipos de pubalgia, las altas y las bajas. Las altas son generadas por el tendón del abdominal y las bajas en su mayoría por los aductores ( regla general).

La Pubalgia es un sindrome doloroso de la region púbica e inguinal. Generalmente es de dificil tratamiento, con pronósticos de evolución muy variados, dependiendo de la estructura afectada en la reguion púbica. Los métodos tradicionales de tratamiento no son muy efectivos para su resolución. En los últimos años han aparecido metodos innovadores para su rtratamiento, que no dependen tanto de la tecnologia aplicada, sino de la habilidad del terapeuta o especialista en tendinitis y pubalgias.

El diagnóstico es confirmado por RX, que solo puede mostrar anormalidades radiológicas de la articulación púbica en casos de osteoartritis microtrugmática púbica o tendinitis de las inserciones.

La pubalgia se caracteriza por la presencia de dolor, en la región baja del abdomen y en la ingle. Descrita por primera vez en un atleta de Esgrima, se popularizó en 1983, cuando Willey describió el primer caso en atleta de fútbol.

Desde entonces viene ganando mucho atractivo en el mundo deportivo, y es cada vez más frecuente en atletas recreacionales y profesionales, siendo una enfermedad causada básicamente por sobrecarga de ejercicios.

La región del pubis es considerada el centro de gravedad del cuerpo, y la unión de los huesos ilíacos en la región anterior de la pelvis se llama sínfisis púbica. En esta región, ocurre la inserción y consecuente tracción de diversas fuerzas musculares como los Retos Abdominales superiormente, os Oblicuos del Abdomen en una diagonal superior, los Adductores en sentido diagonal inferior y el Reto Femoral, Íleo-Psoas y Sartoria inferiormente.

Se considera una enfermedad progresiva, crónica, causando inflamación ósea, cartílago, ligamentos, tendones alrededor de la Sínfisis Púbica.

De causa multifactorial, no se puede asignar una causa única. Por lo general, se asocia con ejercicios de sobrecarga, problemas musculares, disfunción muscular, reducción de la movilidad de las articulaciones coxo femoral y sacro-ilíaca, micro-lesión en el aductor, debilitamiento de la pared abdominal entre otros.

Muy común en jugadores de fútbol, ​​por las patadas repetidas y también en deportes con cambio de dirección constante y contacto físico, en el 80% de los casos los pacientes refieren dolor en la región aductora y en un 40% alrededor del sínfisis púbico. Pueden también referirse dolor en la región baja del abdomen (30%), en la cadera en el 12% y en la bolsa escrotal en el 8%.

El patrón y la característica del dolor también son información importante. Dolor en quemazón, irradiado a la región medial de los muslos, que empeora después de la actividad ya veces continua. Empeora e interfiere en el desempeño sexual.

Además del dolor, que generalmente tiene carácter progresivo, la incapacidad para la práctica deportiva es una característica marcada de la enfermedad.

Existe una categoría de Pubalgia, llamada infecciosa, que ocurre de forma secundaria a una Enfermedad Sexualmente Transmisible (D.S.T.).

Cómo tratar

Hay varios tipos de tratamientos para la pubalgia. Inicialmente, en los cuadros agudos, el intento de reposo, medicación analgésica y anti-inflamatoria y alejamiento de las actividades físicas asociado a la crioterapia (hielo), pueden generar una mejora inicial parcial, pero los síntomas retornan con la vuelta a la actividad deportiva.

La fisioterapia convencional, osteopatía, estiramientos, fortalecimientos musculares específicos se estimula en las primeras 6 semanas para un atleta profesional y 3 meses para un atleta recreacional. Después de este período, si el paciente no ha presentado una mejora del 80% del estado inicial, se sugiere el tratamiento quirúrgico.

Hay muchas críticas en la literatura al tratamiento conservador, que en gran parte de los casos, no garantiza la cura del problema, es costoso y muy largo, pudiendo perdurar por hasta 12 meses, además de estar asociado a una alta tasa de recaída de la patología.

El uso de antibióticos debe orientarse ante un cuadro infeccioso. Otra opción sería la radioterapia en dosis anti-inflamatorias en el pubis, guiada por Tomografía computarizada tuvo algún éxito en el pasado, pero está relacionado a un gran número de complicaciones.

El tratamiento, en gran parte de los casos es quirúrgico, y consiste en identificar el lugar del desequilibrio y de la deformidad y corrección de ésta.

Una vez diagnosticada la causa real del problema y sometida al tratamiento quirúrgico, la rehabilitación sigue algunas fases que, de forma progresiva deben ser respetadas.

No es necesario el uso de muletas y se respeta una fase de reposo relativo de 3 semanas. Después de ese período, el paciente es estimulado a retornar las actividades físicas como bicicleta, musculación, transporte, seguido de carreras, cambios de dirección y retorno al deporte de preferencia.

El tiempo total de rehabilitación gira alrededor de 8 a 12 semanas, dependiendo del lugar donde se ha corregido la deformidad.

El paciente regresa para una re-evaluación con 6 meses. Cuando, cerca del 95% de los pacientes se dicen satisfechos y en un nivel superior preoperatorio cuando se refiere a la práctica deportiva.