Todo lo que debes saber acerca de la menopausia

Spread the love

A medida que aumenta la longevidad, el número de mujeres menopáusicas aumenta cada año. Esto significa que una parte de la población femenina pasa en promedio 1/3 de su vida en la menopausia. Este dato, es de gran importancia para la clase médica y un grave problema de salud pública. En este período, las mujeres enfrentan eventuales problemas físicos y emocionales.

Causas de la menopausia

La aparición de la menopausia (+/- a los 51 años) y de quejas menopáusicas, que de ella se derivan, son consecuencia de una disminución progresiva de la producción de estrógenos.

Estos estrógenos, son producidos por los ovarios, y son responsables de la mayoría de las modificaciones morfológicas y metabólicas durante los años de fecundidad de la mujer. Los estrógenos (así como la progesterona), tienen una gran influencia en el ciclo menstrual.

Durante el climaterio, período que precede y sucede a la última menstruación, la producción de estas dos hormonas femeninas, disminuye gradualmente, provocando la irregularidad y finalmente el fin de los períodos menstruales. Por lo tanto, la menopausia influencia de diversas maneras, la calidad de vida de la mujer.

Consecuencias de la menopausia

Los problemas de la menopausia se subdividen en dos grupos: los síntomas precoces de la menopausia, llamados síntomas peri-menopáusicos y los problemas tardíos (osteoporosis y enfermedades cardiovasculares), llamados postmenopausicos.

Síntomas peri-menopáusicos

Debido al efecto de la disminución de estrógenos, cerca del 60% de las mujeres, sienten diversos síntomas físicos y emocionales, en los primeros años siguientes a la aparición de la menopausia. Además de las irregularidades del ciclo menstrual, síntomas como calores, dificultades de concentración, irritación, disminución de la libido, entre otros, se manifiestan muchas veces. Estos problemas peri-menopáusicos, persisten frecuentemente durante 3 a 5 años, y pueden hacer muy incómoda la vida de la mujer durante este período transitorio.

Problemas postmenopáusicos

Osteoporosis

Los problemas posmenopáusicos no se sienten inmediatamente, pero pueden traer consecuencias muy graves, si no se tratan preventivamente. La osteoporosis o descalcificación de los huesos, es una consecuencia importante del déficit de estrógenos e implica una serie de factores de riesgo bien conocidos.

Las estadísticas demuestran que entre el 35 y el 40 por ciento de las mujeres mayores de 65 años sufren de malestar y dolores a consecuencia de una fractura osteoporótica (fracturas de la muñeca, de la cadera y de las vértebras).

En promedio 1 mujer en 6, por encima de los 45 años, es hospitalizada por fractura de la cadera. Si añadimos a estos datos, el coste de tratamiento y hospitalizació, queda claro que el tratamiento preventivo de la osteoporosis debe constituir una prioridad.

Problemas cardiovasculares (del corazón y de los vasos)

Las enfermedades cardiovasculares, constituyen la principal causa de muerte en las mujeres postmenopáusicas. La presencia de estrógenos en las mujeres en edad fértil, ofrece una protección contra los problemas cardiovasculares, entre otros, manteniendo el colesterol a un nivel bajo.

Las mujeres pierden esta protección hormonal después de la menopausia, y el riesgo de enfermedades cardiovasculares aumenta considerablemente, así como el aumento de los niveles de colesterol. Los estudios apuntan que el aumento del 1% del colesterol sérico total (nivel de colesterol en la sangre), aumenta en un 2% la incidencia de las enfermedades coronarias.

Tratamiento hormonal de substitución (THS)

El tratamiento hormonal de sustitución (THS) permite, en un gran número de mujeres, tratar eficazmente los problemas antes mencionados. Esta terapéutica consiste en administrar hormonas idénticas a las que el cuerpo producía antes de la menopausia: estrógenos sólo, o una combinación de estrógenos y un progestativo (que tiene la misma acción de la progesterona).

Alivio de los síntomas de la menopausia

La administración de estrógenos y progestativos permite aliviar los problemas peri-menopáusicos típicos y al mismo tiempo ofrece una protección extra al endometrio.

Tratamiento de la osteoporosis

Hoy en día, la mejor manera de evitar la osteoporosis, es tratar preventivamente a través de una terapia hormonal de sustitución. Los estudios revelaron que ciertos progestativos, como la NETA (acetato de noretisterona), administrados sobre la forma combinada cíclica o continua, ejercen un efecto positivo en la osteoporosis ya instalada.

Protección contra las enfermedades cardiovasculares

El THS también disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Una THS administrada por vía oral, combate el aumento del colesterol sérico en las mujeres posmenopáusicas, evitando así las enfermedades coronarias. La THS permite así una baja de la mortalidad debida a enfermedades cardiovasculares.

* Texto del Laboratorio brasileño Novonordisk